Saliralaire

  • Diario Digital | miércoles, 12 de agosto de 2020
  • Actualizado 02:45

COMUNICADOS DE LA ENTIDADES | SOCIETAT CIVIL CATALANA

SCC insiste en que el Gobierno debe escuchar las demandas del constitucionalismo catalán

Societat Civil Catalana advierte que Torra únicamente desea negociar los plazos para celebrar un referéndum independentista y que otorgar más autogobierno no solucionará el conflicto social que se vive en Cataluña desde hace años

SCC insiste en que el Gobierno debe escuchar las demandas del constitucionalismo catalán

Comunicado de Societat Civil Catalana


SCC insiste en que el Gobierno debe escuchar las demandas del constitucionalismo catalán

Societat Civil Catalana asegura que el Gobierno de España no debe confundir Cataluña con el separatismo.

La entidad recuerda que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ignora a los catalanes constitucionalistas desde que prometió el cargo y que el nivel de satisfacción con la gestión del Ejecutivo catalán no llega al 2% del total de la población, según la última encuesta del CEO (CIS catalán).

La asociación asegura que el constitucionalismo catalán también tiene anhelos y reivindicaciones sobre el futuro de Cataluña que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, debería escuchar.

Por este motivo, este mismo jueves la entidad le ha solicitado por escrito una reunión para analizar el decálogo de condiciones para el diálogo que ha elaborado y que ya ha presentado a los líderes del PP, Ciudadanos y PSC en Cataluña.

Societat Civil Catalana señala que la sociedad catalana lleva 40 años sometida al nacionalismo y que ha llegado el momento de trabajar en defensa de la convivencia y la democracia.

Esto es precisamente lo que no quiere el actual presidente de la Generalitat, cuyo único objetivo es negociar los plazos para la organización y celebración de un referéndum independentista. 

Además, asegura que la solución no pasa por otorgar más autogobierno a la Generalitat, sino por vertebrar mejor la participación de las instituciones catalanas en la dirección del Estado.

A lo largo de los años se han ido concediendo más competencias y la consecuencia ha sido que los líderes nacionalistas (ahora separatistas) han ido elevando sus exigencias.

Cataluña es una sociedad plural.

Esta es su realidad y su gran sello distintivo. Ayudar a fraccionar todavía más la sociedad y a crear catalanes de primer y segundo nivel no puede ser en ningún caso la solución. Cataluña debe recuperar ese espíritu de tolerancia y convivencia dentro de la diversidad que tanto la ha caracterizado y que tanta admiración ha generado. Este debe ser el futuro de todos los catalanes.